Obstáculos emocionales (III): La Duda

«Nuestras dudas son traidoras y nos hacen perder lo bueno que podemos ganar, por temor a intentar.» – W. Shakespeare.

LA DUDA.

Te imaginas que pasaría sí, en pleno partido de futbol, cuando todos están con el corazón en vilo, porqué el jugador estrella va corriendo con la pelota  directo al arco contrario y al momento de disparar la pelota, se detuviera porque tuvo por un instante la duda… ¿Será que logro o no meter este gol? Sabiendo además que este punto le dará la ventaja que su equipo necesita sobre su contrincante para clasificar.

Piensa por un instante cuantas cosas puedes  perder o ya has perdido por dudar, por dejar que el destino o terceros tomen las decisiones por ti,  por tu futuro.

Cuando la duda comienza a ir de tu mano, se convierte en una sombra al acecho, es como el “palo que tranca la rueda” te va tornando inseguro y algo muy grave sucede: la autoestima que tienes comienza también a debilitarse.

Por supuesto que la duda puede asaltarte en cualquier momento, no estas exento, allí es cuando debes  enfrentarla y tomar acción rápidamente, esos instantes de duda pueden ser cruciales para tu vida, por ello es importante de planear tus acciones así; cualquier inquietud ya ha sido contemplada y tendrás inmediatamente el recurso del pensamiento positivo de “sí  puedo, por supuesto que sí lo voy a lograr ¡!” O en su defecto un plan B que también seguramente ya lo has estudiado con el análisis previo.

Así que  adelante y si eres del tipo de persona que tiene a este terrible obstáculo o alguno de los anteriores o amigos de cabecera para tus decisiones, escríbeme  puedo ayudarte  para que los venzas y logres lo que deseas, contrátame como tu coach, ¡te ayudo a encontrar tu luz propia!

[juicer name="coachmarialuz" per="15"]