Obstáculos emocionales (I): Tus Obstáculos.

Tus Obstáculos.

«Aquí empieza tu camino, está lleno de obstáculos, pero al superarlos aprenderás y te llenarás de sabiduría.» – Anónimo

Tus Obstáculos.

¿Sabes cuál es el más grande obstáculo que te impide lograr lo que tanto deseas? ¡Tú mismo! ¡Ah! Dirás: “¿yo? pero si hago todo lo posible para salir adelante, lo que pasa es que…” (¡Zas! Y ahí aparece de nuevo) Sin embargo son tus miedos, creencias y paradigmas aprendidos o heredados los que te impiden avanzar, crecer, crear.

Es esa vocecita interior que te dice: No debo hacerlo, no puedo, me da miedo, es que no me entienden, no tengo dinero, no tengo tiempo, estoy ocupado/a, debo ser complaciente, no me quieren, no me lo merezco, más tarde lo haré, no puedo ser feliz mientras no tenga…, yo debería, si yo hubiera…, si yo supiera y muchísimas excusas más.

Son “disculpas” que te das para no avanzar hacia lo que deseas, te frenan, también y te pido me disculpes al decírtelo, es no asumir tu propia responsabilidad aceptar que lo bueno, lo malo y lo feo que te sucede, depende de ti y de nadie más. Reconozco no es fácil darse cuenta, a mí me ha pasado y lucho cuando aparecen.

A veces dramatizamos más de la cuenta (incluso ante el espejo), manipulamos nuestras propias decisiones y a quienes nos rodean, es el “debería” que nos tortura como un inquisidor que amamos aunque nos impida actuar, nos escudamos en la disculpa para no hacernos responsables de nuestro destino.

Sí, es esa vocecita interior quien coloca las dificultades y trabas que te impiden avanzar, no es tu conciencia porque esta entre más profunda es, más fuerte es tu decisión y más grande es tu poder de cambio.

Si te vas a los ejemplos, encontrarías miles de personas que han salido adelante luchando contra mil adversidades del destino, contra guerras internas y externas, contra opiniones, incluso de la familia; ¿qué tuvieron en común estas personas? Su férreo y firme deseo de salir adelante, su inquebrantable fe, no dejarse vencer incluso de su propio dolor e incertidumbre.

Ahora pregúntate, ¿cuantas veces has sentido que no hiciste tal o cual cosa por uno de estos obstáculos internos? ¿Qué tanto has perdido? ¿Qué estas dejando de hacer actualmente?, ¿ese proyecto de vida, ese viaje en familia, ese estudio que tanto necesitas, ese cambio de actitud, de trabajo, incluso de ciudad o pareja?

Piensa en ello, juega a ser el detective: ¿Cuáles son los más fácil de reconocer en ti? ¿Cuáles sacas a “pasear” con cierta frecuencia? ¿Cuáles te han llevado a lo que no deseabas? ¿Cuál es el más aferrado a ti? ¿Contra cual vas a luchar?

¡Recuerda que los obstáculos te crean angustia, temores, miedos y no te dejan avanzar!

Este es el primero de 8 artículos que te ayudarán a identificar tus obstáculos, podrás erradicarlos a través del Coaching. Que descanses por hoy. Recuerda que puedo ayudarte, escríbeme.

[juicer name="coachmarialuz" per="15"]